Anonymous Projects

Las casas del siglo XXI

Amazon Echo

Hace casi dos años que el Amazon Echo se lanzó en Estados Unidos, y durante ese tiempo, hemos visto cómo ha crecido su potencial y la inteligencia de Alexa. Ahora, Amazon Echo ha cruzado el charco, y aterriza en Europa para el deleite de los tecnófilos.

Pero veamos que es Amazon Echo. Para todos aquellos que no sepan de que estamos hablando, Amazon Echo es un altavoz circular con conectividad inalámbrica que incorpora un asistente virtual (Alexa), que puede entender y responder lo que le preguntamos y mandamos. Digamos que es como un asistente.

Amazon Echo

¿Cuál ha sido la evolución del Amazon Echo en este tiempo? En un primer momento, la conversación con Alexa no era muy profunda, pero aún así, te podías echar unas risas haciéndole preguntas estúpidas, escuchar tu música favorita y preguntarle sobre temas triviales como el clima o el tiempo. Las primeras conversaciones eran simples, casi como si fuera un niño.

Con el paso del tiempo, las conversaciones se han profundizado ya que el equipo de Amazon ha añadido más funcionalidades. Ahora podíamos hablar de deportes, o de las citas que tenemos en el calendario. Alexa podía dar resultados deportivos, o decirnos que mañana tenemos una reunión.

No pasó mucho tiempo antes de que Alexa pudo leer audiolibros, reproducir nuestros podcasts favoritos o controlar algunos de los otros dispositivos inteligentes que hay alrededor de la casa.

Ahora también es posible preguntarle a Alexa donde hay un restaurante chino o cuando cierra una supermercado. También puede reproducir música de servicios que no sean de Amazon Prime, como Spotify o Pandora en Estados Unidos.

Todo esto es una manera de decir que Amazon Echo ha pasado de ser una novedad, a una inteligencia artificial realmente semi inteligente. Esta es la primera vez que hemos presenciado que algo evoluciona tanto sin necesidad de una mano guía.

Inicialmente, uno puede pensar que no es algo imprescindible, pues casi todos tenemos un asistente en el smartphone que nos responde cuando le preguntamos. Pero Amazon Echo es de esas cosas que no sabes que la necesitas hasta que la tienes. Y sorprende que en su función principal, reproducir música por Bluetooth, es bastante mediocre.

Otra diferencia entre el Echo y otros altavoces portátiles es que el Echo no es exactamente portátil. Necesita estar conectado a la corriente y al WiFi permanentemente, ya que sino el micrófono se agotaría y necesita una permanente conexión a Internet.

Incluye un control remoto y también puede ser controlado desde tu teléfono a través de la aplicación de Amazon Echo.

Todo esto significa que Alexa llega a nosotros con muchas más características que cuando se lanzó. Gracias a la inversión de Amazon, Alexa tiene cada vez más habilidades, y muchas más se van añadiendo con el tiempo.