Big & Small

Big & Small

Esta pequeña casa en el noreste de los Ángeles diseñada por el estudio local Anonymous Architects, tiene sólo tres habitaciones y se levanta sobre la ladera mediante 4 pilares de hormigón, sus creadores le han dado el nombre de Big & Small.

Con vistas a la ciudad, esta pequeña casa de 112 metros cuadrados se ha construido en dos plantas para maximizar el espacio, ya que ocupa una parcela con la mitad del tamaño de sus vecinos.

delantera

Por eso, en lugar de crear un montón de pequeñas habitaciones, Anonymous Architects optó por añadir sólo una gran sala de estar, un cuarto de baño individual y un dormitorio. "Lo que la casa carece de metros cuadrados, lo suple en volumen", explica el arquitecto.

En el lado de la casa hay un aparcamiento de una sola plaza, y el dormitorio del entresuelo se extiende sobre la parte superior, permitiendo que el salón y el comedor combinados se conviertan en un espacio de doble altura.

habitacion

Para crear más luz natural dentro de la casa, las particiones del interior no llegan al techo, pensado para crear una sensación diáfana. La residencia sólo tiene dos muros de altura entera, permitiendo así la difusión de la luz solar para impregnar todo el espacio abierto.

La forma de la casa viene definida por el terreno inclinado en pendiente. La base del edificio apenas está en contacto con el suelo o la tierra en pendiente, pero se mantiene firmemente en su sitio gracias a 4 grandes pilares de hormigón.

salon

El enfoque arquitectónico de Big & Small favorece los volúmenes flotantes, y la estructura encierra una geometría inusual de un paralelogramo asimétrico. Los interiores en roble blanco y los planos no adornados se desmaterializan por los tragaluces y las aberturas acristaladas.

La casa es un edificio completamente aislado, es casi como un cobertizo industrial en comparación con los edificios de sus vecinos. Sin embargo, el techo ondulado suaviza la casa lo suficiente como para que se sienta parte del vecindario.

entrada

Chapas de metal con costuras revestidas por todo el exterior, mientras que las paredes interiores y los pisos están forrados con madera. La verticalidad de este revestimiento metálico crea líneas nítidas que definen una elevación espejada en el plano. El resultado es una casa que accede a las idiosincrasias del sitio y las vuelve a imaginar a beneficio de la arquitectura.

El objetivo de los arquitectos era compensar la relativamente pequeña huella de la casa. Y sin duda, al crear una ilusión de techos altos, espacios abiertos y abundante luz natural, se logra ese objetivo.

trasera

Lo último