El laboratorio de Ikea diseña la casa del mañana

El laboratorio de Ikea diseña la casa del mañana

Ikea siempre guarda silencio sobre sus próximos proyectos, el último que conocimos fue la apertura del Ikea más grande de América; pero Space10, un laboratorio de innovación abierto recientemente en Copenhague, lo está cambiando todo.

El gigante de muebles sueco ha abierto sus puertas a pensadores progresistas que quieran ayudar a resolver los problemas de diseño para el hogar, y todo a los mismo precios que nos tiene acostumbrados.

Situado en el edificio de una lonja de puerto reconstruido, en la capital del diseño escandinavo, Space10 es como un laboratorio de ideas, pero con un toque típicamente escandinavo: es independiente de Ikea.

A pesar de que Ikea paga las facturas de Space10 y echa un vistazo a todos los conceptos que salen de él, todas las operaciones diarias son manejadas por Rebel Agency, una pequeña firma de diseño danesa fundada por Carla Cammilla Hjort. No es sólo un buen marketing, es una forma de ver las nuevas y audaces ideas que eventualmente podrían hacerle competencia, y ponerlas en el mercado primero que nadie.

Las semillas de Space10 fueron plantadas hace tres años, cuando Rebel Agency colaboró con Ikea en el diseño de muebles Bråkig. La colección se vendió tan bien que el CEO de Ikea invitó a Hjort y su colega Simon Caspersen a reunirse para comentarles lo que querían hacer.

La misión de Space10 es investigar el futuro de la vida urbana a través de una serie de laboratorios. Cada laboratorio dura tres meses y tiene un cierto tema, el primero es Fresh Living, una colección de proyectos centrados en la salud.

En cada laboratorio, una docena de diseñadores de todo el mundo están invitados a Space10 a dar charlas, explorar conceptos e ideas de prototipos. Después de dos meses, las puertas del Space10 se abrirán al público. El público puede visitarlo y ver los prototipos.

El primer laboratorio de Space10 proyectó más de 15 prototipos. Estos incluyen una mesa de cocina que convierte el calor superficial (digamos, de una cafetera o una sartén) en electricidad; un grifo que te anima a tomar duchas más cortas; una silla inteligente que es imposible que te sientes si has sido sedentaria durante todo el día, y una obra de arte interactiva que visualiza los hábitos de salud de toda la familia.

Seguro que no veremos todavía estos productos en las estanterías de Ikea, pero esa no es la finalidad que tienen pensada. Ellos piensan en el éxito a largo plazo. Así desde la perspectiva de Ikea, merece la pena la inversión de Space10, incluso si no se venden los productos inmediatamente.

Aún así, Ikea piensa que Space10 podrá mantenerse a si mismo más temprano que tarde. Y no hay ninguna razón por lo que sólo haya un Space 10, puede haber muchos.

Lo último