Anonymous Projects

Las casas del siglo XXI

El primer puente impreso en 3D, en Madrid

Ya está aquí el primer puente peatonal del mundo en el que se ha utilizado una impresora 3D para su construcción. Se ha inaugurado el 14 de diciembre del año pasado en el parque Castilla-La Mancha en Alcobendas, en el sur de Madrid, y desde ahora va a permitir que los peatones crucen el arroyo del parque para pasar de una orilla a otra.

El puente cuenta con 12 metros de longitud y 1,75 metros de anchura, y se compone de ocho partes, cada una de ellas compuesta por varias capas de polvo de hormigón micro-reforzado fundido con polipropileno termoplástico.

El primer puente impreso en 3D, en Madrid

El puente es la creación del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña con base en Barcelona, un centro de investigación y educación que trabajan con un contingente de arquitectos, ingenieros mecánicos y estructurales, que junto a los representantes municipales, han llevado a cabo el diseño.

Además de Acciona, la empresa que realiza la mayor parte de la elevación de cargas pesadas, tanto literal como figurativamente, el colaborador más notable del Instituto fue Enrico Dini, el supuesto "hombre que imprime casas."

Dini ha desarrollado la D-Shape, una impresora 3D que es la primera (y tal vez única) de su clase en unir arena capa tras capa hasta formar roca sólida. Y este puente peatonal de Alcobendas ha marcado un hito en la ingeniería civil, el cual no ha pasado desapercibido y la IAAC ya está calificando a esta construcción como todo un hito para el sector de la construcción a nivel internacional.

Pero los diseñadores no han descuidado nada, ni la naturaleza. El Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña ha aprovechado el modelado paramétrico para no sólo reflejar la complejidad de las formas de la naturaleza, sino también optimizar la distribución de las materias primas.

El diseño computacional también permite maximizar el rendimiento estructural, pudiendo disponer el material sólo donde es necesario, con total libertad de formas, manteniendo la porosidad mediante la aplicación de algoritmos generativos y desafiando las técnicas tradicionales de construcción, dijo el Instituto. ¿El resultado? Menos residuos, mayor estabilidad y todo un espectáculo de la tecnología.

El puente no le ha supuesto ningún desembolso al Ayuntamiento de Alcobendas, y le ha supuesto el calificativo de ciudad pionera en la utilización de la impresión 3D a la ciudad. Como vemos, la utilización de la tecnología 3D para la construcción ya es una realidad, y supondrá un ahorro de dinero, energía y una mayor sostenibilidad.