Frank Lloyd Wright: sus obras

Frank Lloyd Wright: sus obras

Frank Lloyd Wright fue un arquitecto moderno que desarrolló un estilo orgánico y claramente americano. entre sus obras se encuentran numerosos edificios icónicos.

Su vida entera da fe de que estaba destinado a ser un grande de la arquitectura. Estudió Ingeniería Civil en la Universidad, y para pagarse la matrícula fue el ayudante del aclamado arquitecto Joseph Silsbee en la construcción de la Unity Chapel.

Esta primera experiencia convenció a Wright de que quería convertirse en arquitecto, y dos años después, abandonó la Universidad para trabajar para Silsbee en Chicago.

Un año más tarde, Wright comenzó un aprendizaje con la firma de arquitectura Adler y Sullivan, trabajando directamente bajo Louis Sullivan, el gran arquitecto americano más conocido como "el padre de los rascacielos". Sullivan tuvo una profunda influencia en Wright, que acabaría llevando a cabo el sueño de Sullivan de definir un estilo de arquitectura estadounidense único.

Su hogar en el suburbio de Oak Park de Chicago, es considerado su primera obra maestra arquitectónica. Fue allí donde Wright estableció su propia práctica arquitectónica al abandonar Adler y Sullivan.

Ese mismo año, diseñó la Casa Winslow en River Forest, que con su énfasis horizontal y espacios interiores abiertos, es el primer ejemplo del estilo revolucionario de Wright, llamado "arquitectura orgánica".

Durante los siguientes años, Wright diseñaría una serie de residencias y edificios públicos, ejemplos de prairies houses "casas de las praderas" de la arquitectura. Se trataba de casas de una sola planta con techos bajos y agudos y largas filas de ventanas abatibles, empleando sólo materiales disponibles localmente y madera natural (sin manchar y sin pintar), haciendo hincapié en su belleza natural.

Los edificios más famosos de la escuela "Prairie School" de Wright incluyen Robie House en Chicago y Unity Temple en Oak Park. Tales trabajos hicieron de Wright una celebridad y su trabajo fue muy aclamado en Europa, aunque permanecía relativamente desconocido fuera de los círculos arquitectónicos en los Estados Unidos.

Después de 20 años de matrimonio, Wright abandona a su familia y se muda a Alemania, aumentando así su perfil internacional como uno de los principales arquitectos vivos. Finalmente vuelve a Estados Unidos, y Wright diseña un hogar llamado Taliesin, una de las obras más aclamadas de su vida.

Sin embargo, la tragedia lo golpea cuando un sirviente prende fuego a su casa, quemándola por completo. Pero inmediatamente comienza a reconstruir Taliesin de nuevo.

El año siguiente, el emperador japonés le encarga diseñar el Hotel Imperial en Tokio. Wright pasa los siguientes siete años en el proyecto, un edificio hermoso y revolucionario a prueba de terremotos. Sólo un año después de su finalización, el gran terremoto de Kanto devastó la ciudad y puso a prueba el reclamo del arquitecto. El Hotel Imperial de Wright fue la única estructura grande de la ciudad que sobrevivió intacto.

Unos años más tarde otro incendio, causado por un problema eléctrico, destruyó Taliesin, obligándolo a reconstruirlo una vez más.

En los años 30, debido a la Gran Depresión, Wright se dedicó a la escritura y a la enseñanza. En 1932 publicó An Autobiography y The Disappearing City, que se han convertido en piedras angulares de la literatura arquitectónica. Ese mismo año fundó la Taliesin Fellowship, una escuela de arquitectura basada en su propio hogar y estudio.

Cinco años más tarde, él y sus aprendices comenzaron a trabajar en Taliesin West, una residencia y estudio en Arizona que alberga la Taliesin Fellowship durante los meses de invierno.

Aun que parecía que se había retirado para dirigir Taliesin Fellowship, en 1935, vuelve a la escena pública para diseñar muchos de los edificios más grandes de su vida. Fallingwater, una residencia de la aclamada familia Kaufmann de Pittsburgh, sorprendentemente original y asombrosamente hermosa, marcada por una serie de balcones y terrazas en voladizo, construidos encima de una cascada, sigue siendo una de las obras más célebres de Wright, un hito nacional que es ampliamente considerado una de las casas más hermosas jamás construidas.

Las Usonian Houses (Casas Usonianas) son las precursoras de la moderna "casa de rancho", unas casas simples pero elegantes, con características revolucionarias, como calefacción solar, enfriamiento natural y garaje.

Durante sus últimos años, se dedicó cada vez más al diseño de edificios públicos. Diseñó el SC Johnson Wax Building, el Centro Cívico Monona Terrace (que se completó casi 60 años después de que Wright terminara sus diseños) y el Museo Guggenheim de arte moderno y contemporáneo en la ciudad de Nueva York, un enorme edificio cilíndrico blanco, venerado como uno de los edificios más finos de la ciudad.

Frank Lloyd Wright falleció en 1959, seis meses antes de que el Guggenheim abriera sus puertas.

Lo último