Materiales que se pueden utilizar para imprimir en 3D

Materiales que se pueden utilizar para imprimir en 3D

Los materiales disponibles para la impresión 3D han evolucionado desde que se creo esta impresión. Cuando se oye hablar de impresoras 3D, a menudo se relaciona con la impresión en plástico, pero hay docenas, si no cientos, de materiales que se pueden utilizar en una impresora 3D y en diferentes estados (polvos, filamentos, bolas, gránulos, resinas, etc).

Los materiales específicos se desarrollan, generalmente, para la plataforma específica, con las características que más satisfacen a la impresora.

plasticos

Materiales termoplásticos para imprimir en 3D

ABS (acrilonitrilo butadieno estireno)

Es un plástico muy resistente derivado del petróleo tiene una temperatura de fusión de 240°C.

El ABS necesita una base o un área caliente de la estructura para adherirse a la superficie de la estructura de una manera estable, para que no se combe o levante.

Algunas personas utilizan cinta de Kapton en una plataforma calentada para crear una buena adherencia y evitar el combamiento, pero otros utilizan bandejas de plástico desechables que son similares a una sartén de teflón.

El ABS produce objetos resistentes y duraderos. Esto no quiere decir que no se puedan romper, puede, pero a menudo se combina con otros materiales, como la fibra de carbono, que hace que sea mucho más fuerte.

Además, está disponible en una gran variedad de colores y se puede reciclar, pudiendo utilizarse de nuevo.

El ABS puede desprender un olor intenso a plástico, y es recomendable que se utilice en un área bien ventilada.

PLA (ácido poliláctico)

La temperatura de fusión del PLA es de 180°C, pero a diferencia del ABS, está hacho a base de almidón de maíz o caña de azúcar. Tampoco necesita una base caliente para sostenerse.

El Pla está disponible en una gran variedad de colores, incluyendo un filamento transparente.

Los objetos impresos en PLA no son tan duraderos o tan fuertes como los de ABS, y aunque están hecho a partir de fuentes renovables, son en realidad más difíciles de reciclar o reutilizar que los de ABS.

Nailon (poliamida)

Hay una gran variedad de nailon, así que nos vamos a referir al nailon 618, uno de los más utilizados para las impresoras 3D, por ahora.

El nailon 618 se derrite a una temperatura de 242°C. No requiere la cinta del Kapton, pero tiene características similares al ABS en cuanto a que se enfría más rápidamente en los bordes, dando como resultado una cierta inestabilidad que hará que se despegue de la plataforma de la estructura.

No produce humos peligrosos cuando se imprime a la temperatura recomendada, pero se recomienda utilizarlo en un área bien ventilada.

Es más ligero que el ABS o el PLA.

WPC (compuestos de madera y plástico)

Es un material de impresión 3D especialmente desarrollado para impresoras 3D de extrusión. Viene en forma del filamento y es un compuesto de la madera y polímero. El principal problema de estos compuestos es la temperatura de proceso que, en general, no debe sobrepasar los 190 °C.

metales

Polvos metálicos para impresión en 3D

Un número creciente de metales y de compuestos del metal se utilizan para la impresión industrial en 3D. Dos de los más comunes son el aluminio y los derivados del cobalto.

Uno de los metales más fuertes y por lo tanto más comúnmente usados para la impresión 3D es el acero inoxidable en forma de polvo.

En los últimos dos años, el oro y la plata se han añadido a la gama de materiales metálicos que pueden ser impresos en 3D directamente, con aplicaciones en todo el sector de la joyería. Éstos son materiales muy fuertes y se procesan en forma del polvo.

El titanio es uno de los materiales metálicos más fuertes, y se ha utilizado para los usos industriales de la impresión 3D.

Muchos metales tienen un punto de fusión superior a 500ºC, por eso las impresoras 3D para metales son caras y potencialmente peligrosas si no se utilizan correctamente. Además, estos polvos metálicos suelen ser bastante caros.

ceramica

Materiales para la impresión 3D de cerámica

La cerámica es un grupo relativamente nuevo de materiales que se pueden utilizar para la impresión 3D. Lo particular a tener en cuenta con estos materiales es que, después de la impresión, las piezas de cerámica deben someterse a los mismos procesos que cualquier pieza de cerámica hecha con métodos tradicionales de producción, a saber, cocción y barnizado.

comida

Impresión 3D con materiales alimenticios

Hay gente que ha hackeado su impresora 3D para poder imprimir con chocolate, con brócoli, y una mezcla para pasteles, por nombrar sólo unos pocos.

Lo último