Sofá Chester, indispensable

Sofá Chester, indispensable

Hay quién dice que si un mueble está bien diseñado y construido, su estilo será atemporal, perdurará para siempre. Y estoy seguro que uno de esos muebles tiene que ser un sofá Chesterfield o Chester.

Es una pieza que quiero comprar ya que nunca va a pasar de moda y su valor no va a disminuir con los años. Menos mal que el sofá Chester también se vende en España y lo puedo conseguir fácilmente.

El término Chester se utiliza para denominar a muchos sofás, refiriéndose generalmente a un sofá marcado por dos apoyabrazos verticales que se curvan, y sus cojines acolchados de estilo capitone, todo enmarcado en un marco de madera. Y aunque no soy un gran fan de los sofás de cuero, cuando el cuero se utiliza en una forma clásica como el Chester, no tengo quejas.

Los sofás Chesterfields están imbuidos de una elegancia anticuada, incluso cuando su forma está actualizada por diseñadores más modernos.

Se cree que Philip Stanhope encargó el primer sofá Chesterfield por su deseo de tener un asiento que le permitiese sentarse cómodamente sin que se le arrugase el traje. Su espalda recta sirve para este propósito y le da un aspecto refinado, símbolo de la clase británica.

Cómo un sofá me parece una inversión muy importante, ya que es la pieza central sobre la que gira el resto de la sala, quiero un mueble que me dure mucho tiempo. No quiero comprar un sofá que a los dos o tres años se pase de moda (bien sea por su color, el material con el que está fabricado o el diseño) y esté deseando de cambiarlo en cuanto pueda.

Y por eso, creo que el Chesterfield es el sofá que quiero adquirir.
Aunque sea un diseño muy antiguo y clásico, se puede poner en cualquier casa moderna con una lámpara de arco justo al lateral. Es totalmente atemporal y nada emite más glamour como su recio diseño.

Todas las revistas de diseño de interiores y muebles incluyen el sofá Chester en la lista de "indispensables". Como ejemplo, este reportaje del diario Independent británico.

Cómo veis, me parece una pieza indispensable para cualquier casa. Bien sea en el salón, en la oficina o en la habitación, este sofá es todo terreno y se adapta a todas las circunstancias.

Gracias a su reinvención, lo tenemos disponible en varios colores y tejidos, desde el más clásico cuero marrón chocolate, hasta los terciopelos más coloridos y chillones, perfectos para poner ese punto roquero o alocado.

chester verde

¿En qué tienda comprar un sofá Chester?

Está a la venta en diferentes tiendas especializadas en muebles de diseño, y también en grandes del comercio electrónico como Amazon.es o la tienda de Gangahogar que he mencionado antes.

Muchas empresas se han especializado en hacer a mano este tipo de sofás, y por eso pueden hacerlo en una amplia gama de estilos y materiales que se adaptan a cualquier estilo.

Estas piezas artesanales están fabricadas con materiales de lujo, de la más alta calidad, y pueden ser personalizados, haciendo que tu salón sea completamente único.

¿En qué fijarse a la hora de comprar un sofá Chester? Como en todos los muebles, el precio suele ir ligado directamente a la calidad del sofá. Tanto por los materiales de la estructura del mueble, como el tipo de piel del tapizado. Un sofá es una inversión para varios años y lo vamos a usar mucho, así que yo iría a lo seguro y me aseguraría de comprarlo en una tienda de muebles respetable y de confianza.

Y no pienses que es un sofá sólo para hombres. Puede que antiguamente se utilizase para las salas donde se reunían únicamente los hombres, pero aunque sigue teniendo un profundo toque masculino, las féminas podemos sacarle mucho partido y llevarlo a nuestro terreno. ¿Cómo?

Si los colores oscuros y la sobriedad pega más con el estilo masculino, los colores claros en tejidos suaves y agradables, o los colores más pintones, con cojines, mantas y mesas alrededor, le dan un plus de feminidad.

chester femenino

Sólo es cuestión de rodearlo con los elementos adecuados, que armonicen y no recarguen la estancia. Quizás una alfombra de flecos largos en el caso de un sofá de cuero, o unos cuadros detrás del sofá que no distraigan demasiado la atención de la pieza central, pueden ayudar a suavizar su masculinidad.

Vestirlo con una manta o colcha posada encima le restará sobriedad, y unos cuantos cojines de tamaños y colores diferentes podrán asegurar su punto femenino.

¡Y porqué no! Combinarlo con sillones de otro estilo, color y forma. O poner un sofá enfrente de otro. O una mesa de café enfrente del sofá. Seguro que se te ocurren un montón de ideas cuando tengas tu sofá en el lugar adecuado. Y sino, inspírate en blogs de decoración, hay un montón de Chester por ahí.

La calidad y diseño del Chester es tan alta, que muchos fabricantes te dan garantía de por vida, cubriendo todo fallo durante toda la vida útil del sofá. Esto nos da la seguridad de que estamos comprando una pieza infinita y todoterreno.

Lo último