Una casa en 2 días con impresoras 3D para la construcción

Una casa en 2 días con impresoras 3D para la construcción

Los edificios impresos en 3D realizados por Contour Crafting se han afianzado con las nuevas inversiones de especialistas en cemento, como el Grupo Doka.

"Muy pronto tendremos la primera impresora de construcción 3D robótica en serie", ha dicho Behrokh Khoshnevis, Presidente y CEO de Contour Crafting.

El Grupo austriaco Doka es uno de los principales proveedores de cemento para la industria de la construcción, y ha cogido una participación del 30% en Contour Crafting.

Esta inversión tiene como objetivo ayudar a reducir drásticamente el tiempo que se tarda en construir edificios y satisfacer la creciente demanda mundial de viviendas.

Aunque los términos exactos del acuerdo, incluyendo el monto de la inversión, no se han revelado, entendemos que los fondos serán utilizados para arrendar una unidad de 3000 metros cuadrados en El Segundo, California.

Contour Crafting ya ha pedido varias impresoras 3D, que se espera que se envíen a principios de 2018. Las impresoras 3D utilizan el cemento como material, y los robots vendidos necesitan operadores entrenados y certificados antes de ser enviados.

La tecnología de Contour Crafting consiste en sistemas robóticos desplegables que imprimen todo en el propio sitio de la construcción.

Las impresoras de construcción 3D tienen una anchura de entre 7 y 12 metros y una longitud regulable por el usuario, que puede ser sustancialmente mayor. Su peso es menos de 365 kilos, bastante reducido para una máquina de construcción grande.

El ahorro de tiempo en la construcción es particularmente atractivo, la gente se va a poder mudar a su nueva casa tan sólo 3 días después del comienzo de la construcción. Esta tecnología ahorra costos, tiempo, mejora la huella ambiental y aporta seguridad, ya que es un proceso automatizado.

En los últimos años, un gran número de empresas han afirmado ser capaces de utilizar una impresora 3D para construir edificios, pero el fundador de Contour Crafting fue uno de los primeros. Khoshnevis presentó sus primeras patentes con respecto a la construcción con impresión 3D en 1996.

Otras empresas que utilizan técnicas de impresión 3D para la construcción incluyen D-Shape de Italia, el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC), ​​Apis Cor de Rusia, CyBe Construction en los Países Bajos, el proyecto Batiprint3D en Francia y también la startup ucraniana PassivDom.

Pero no es el tamaño lo que realmente importa, sino pasar las pruebas de las partes más difíciles de las construcciones. La primera generación de robots cubrirá una planta de más de 200 metros cuadrados.

Está claro que los métodos convencionales de construir serán incapaces de sobrevivir a estas nuevas técnicas mucho más rápidas, seguras y sostenibles.

Lo último